Acusticazo (1972)

Aclaremos:"El acusticazo" realizado en el teatro Atlantic algunas semanas atrás no fue ni el primer paso del rock suave en la Argentina contra el rock pesado, ni la anteposición de una música sobre la otra. Fue más simple: se trató de reunir a lo mejor de los músicos de la nueva generación que revistan en la m´suica realizada acústicamente: guitarras criollas, folk, flautas, voces; elementos que confieren un tipo de transmisión especial a la imparable música urbana de Buenos Aires, nuevo folklore ciudadano sepultador de expresiones carentes ya de elocuencia y renovación.
Pequeño festival, reunión de amigos (en el escenario y en la platea), "El acusticazo" congregó por primera vez a un grupo de músicos exploradores de un modo de expresión necesaria de rescatar: la música simple, sincera y casi humana que sale de las guitarras acústicas.
Durante el espectáculo todo estuvo medido hasta el último detalle y desde la mañana de ese mismo día los grupos y solistas habían estado ensayando todos los detalles de sus respectivos sonidos: la grabación en vivo que se iba a realizar de cada uno de ellos así lo exigía.
Entre los integrantes de la programación habían debutantes (Raúl Roca), reaparecidos (Carlos Daniel,), un solista que da sus primeros pasos (Miguel Krochik), dos que ya están en carrera (Raúl Porchetto y León Giecco), el dúo de Miguel y Eugenio y la participación especial de David y Edelmiro Molinari acompañando a Gabriela y Litto Nebbia.
Hubo, además, algunos participantes extras: Raúl Porchetto tocó acompañándose con otros dos músicos, uno de ellos el solista Petty que está teniendo destacadas participaciones en recitales semi subterráneos. Otro de los invitados fue el percusionista Domingo Cura, uno de los importantes de América que concurrió especialmente solicitado por Litto Nebbia. Muchos músicos concurrieron ese día al teatro Atlantic. Es lógico: la falta de excitación primaria, electrificación y paredes de equipos, no seduce -todavía- a los públicos masivos. Pero los que entendían, los que sienten a la música en su más sutiles detalles estaban dispuestos a tener el privilegio de un primer festival acústico en la Argentina.
Segurament
e no salieron defraudados: descontando algunas improvisaciones ingratas de uno o dos solistas, el ritmo general mantuvo el clima creciente y cálido. Cerradamente aplaudidos estuvieron algunos pasajes de Gabriela-David-Molinari, de Litto Nebbia (con Cura) y de León Giecco, con seguridad el más ovacionado de la noche, no sólo por su fuerza para cantar, había en los aplausos algo de apoyo para sus letras ultra sinceras y comprometidas.
Todo lo que ocurrió allí fue grabado por el técnico Carlos Robles ("Robertone"), uno de los sonidistas en el que más confían los músicos de rock locales. Esa grabación que en estos momentos está en su período de procesamiento será editada por el sello Trova y se constituirá en el primer álbum dedicado exclusivamente al rock y el folk acústicos.

Revista Pelo (1972)